mivoluntad

Para su tranquilidad y la de su familia

Contrate en vida su servicio funerario

Visitar web

Precios al alcance de todas las familias

Pídanos presupuesto de los servicios funerarios sin compromiso.

Pedir presupuesto

Artículo.

Cementerio de Polloe , San Sebastián

16-11-2015

polloe
En el cementerio de Polloe reposan algunos personaje ilustres vascos como Clara Campoamor

El cementerio de Polloe se considera el más importante de Guipúzcoa y de los más destacados del Estado, está situado en el barrio de Egia de San Sebastián y es donde reposan algunos personaje ilustres vascos.

Su nombre le viene del caserío del siglo XVI que había en los terrenos donde se construyó el cementerio, se llamaba Polloe-Enea. Los antiguos cementerios de San Martín, San Bartolomé y de San Sebastián del Antiguo habían quedado pequeños y demasiado céntricos, así que por razones de higiene se debía respetar la distancia mínima de 100 metros respecto a la población, y en 1876 comienza la construcción del nuevo cementerio a cargo del arquitecto José de Goikoa, que se inaugura el 12 de agosto de 1878. El proyecto se enmarcaba dentro de la corriente del neomedievalismo que defendían los románticos, y Goikoa aplicó el estilo románico y gótico. Inspirado en la obra del catalán Elies Rogent, arquitecto de la Universidad y el Seminario Conciliar de Barcelona, ??Goikoa levantó un muro principal de un solo cuerpo en el centro del cual se integraba la capilla y dos dependencias a los lados, los accesos los situó en los dos extremos. La ornamentación escultórica de los edificios es obra de Jacinto Matheu Iroster, que pone elementos cristianos simbólicos propios del arte gótico.

En las calles y avenidas del interior se encuentran plataneros, cipreces y algunas palmeras. Al nuevo emplazamiento, ya con más espacio, se trasladaron los restos de los otros cementerios y se empiezan a erigir sepulturas monumentales, las primeras toman forma de panteón-capilla de estilo medievalista, algunas se inspiran en el mundo clásico, todas ellas sirvieron para marcar la posición social también en la necrópolis.

De la primera época destaca el mausoleo romántico de Antón Luzuriaga, obra de Antonio Cortázar Gorría, o lo que construyó José Clemente de Osinalde de la familia Lachaize con un estilo más modernista. A partir de 1894 en el cementerio se adjuntarán dos talleres de marmolistas (Francisco Eguren y Tomás Altuna) que empezarán a trabajar con piedra caliza, más resistente a la erosión, y desde principios del siglo XX los principales maestros de las obras funerarias serán Juan Muguerza, Manuel Echave, Ramón Cortázar, Luis Elizalde, Lucas Alday y Augusto Aguirre. Todos ellos son autores de obras muy monumentales, inspiradas en las catedrales neogóticas que se hacían en toda Europa, incluso algunas incluirán vitrales coloreados hechos en Barcelona en el taller Rigalt, Granell y Cía. Fruto de esta arquitectura, por ejemplo, es el panteón de la familia Echeguren.

Entre los personajes ilustres que encontramos enterrados destacan la política y feminista Clara Campoamor, el duque de Mandas, el compositor Raimundo Sarriegui, el alcalde José Elósegui, el pintor Ignacio Zuloaga, el que fue lendakari en el exilio Jesús Mari Leizaola o el industrial vinícola Camilo Hurtado de Amezaga, Marqués de Riscal.

La leyenda cuenta que a finales de los años '60 del siglo XX, mientras se construía la variante de la autopista, que justamente cruza el cementerio por debajo, algunos ataúdes cayeron sobre el túnel que estaban agujereando, hay quien dice que algunos muertos aprovecharon para escaparse...

Categorías: Arte, Cultura funeraria, Historia


Artí­culo siguiente

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información en cualquier momento en el siguiente acceso: "Política de cookies"