mivoluntad

Para su tranquilidad y la de su familia

Contrate en vida su servicio funerario

Visitar web

Precios al alcance de todas las familias

Pídanos presupuesto de los servicios funerarios sin compromiso.

Pedir presupuesto

Artículo.

Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA)

21-11-2016

La Esclerosis Lateral Amitrófica (ELA) también recibe el nombre de enfermedad de Lou Gahrig. Se trata de una enfermedad neurológica progresiva que afecta tanto a las neuronas motoras superiores, alojadas en el córtex cerebral, como a las neuronas motoras inferiores de la médula espinal. Ambos tipos de neuronas se responsabilizan de la transmisión del impulso nervioso que permite el funcionamiento de los músculos voluntarios. En la ELA las  neuronas motoras afectadas impide  que la señal nerviosa llegue al músculo  con lo que éste, al no poder realizar el movimiento voluntario, se va atrofiando y degenerando.

La ELA causa una serie variable de discapacidades en el enfermo. Puede llegar a afectar a los músculos del diafragma y torácicos encargados de los movimientos respiratorios. Llegados a ese extremo, el paciente necesitará respiración mecánica para mantenerse con vida.
Los síntomas iniciales de  la ELA pueden pasar desapercibidos durante un tiempo. Incluyen contracciones, rampas, rigidez y debilidad muscular en un brazo o una pierna, habla nasal y dificultades para masticar y tragar. Seguirá una debilidad muscular más acusada que no siempre se inicia en la misma parte del cuerpo, pero que en todos los casos se va extendiendo y que llevará al médico a sospechar el diagnóstico.
La mayoría de los pacientes fallece por fallo respiratorio de 3 a 5 años después de la aparición de los síntomas, pero se dan casos de supervivencia de 10 años o más.
La enfermedad afecta con preferencia a personas de entre 40 y 60 años, con mayor prevalencia de hombres sobre mujeres. No se conocen factores de riesgo, si bien en un 10% de los casos existe un gen hereditario a portado por uno de los progenitores. Este gen provoca la mutación de cierta enzima, que tampoco es responsable del desarrollo de la enfermedad en todos los pacientes de ELA.
 Como las capacidades mentales no quedan afectadas, el enfermo es consciente de su deterioro físico. Por esta razón es frecuente que sufra de ansiedad y depresión. Los profesionales de la salud tienen la obligación de informar al paciente de los tratamientos de los que se dispone para que pueda tomar decisiones.

 

Categorías: Medicina