mivoluntad

Para su tranquilidad y la de su familia

Contrate en vida su servicio funerario

Visitar web

Precios al alcance de todas las familias

Pídanos presupuesto de los servicios funerarios sin compromiso.

Pedir presupuesto

Artículo.

Taxidermia

12-11-2014

La taxidermia es una práctica que se lleva a cabo para conservar animales muertos con la misma apariencia que tienen cuando están vivos.

El término taxidermia proviene del griego “taxis” que significa arreglar o colocar y “dermis” que es piel, o sea, arreglar o colocar la piel. Este trabajo lo realiza un taxidermista, que es la persona especializada en taxidermia.

La taxidermia se practica habitualmente con mamíferos que luego pueden ser expuestos, por ejemplo, en un museo o en colecciones de particulares.

Para empezar, una vez muerto el animal, se le debe retirar la piel con mucho cuidado y con la ayuda de algún cuchillo. Esta piel tiene que ser tratada, primero se limpia y luego se tiene que eliminar el agua que contenga extendiendo sal por los dos lados para que la absorba y para evitar así su descomposición.

Una vez seca, la piel se rehidrata volviéndola a poner en remojo; se le hace el piquelado, un tratamiento con ácidos y sales para su óptima conservación con el fin de alterar el PH y ya está lista para curtirla y finalmente engrasarla.

La segunda parte del proceso consiste en la colocación de esta piel tratada a la figura animal, que se debe haber realizado a imagen y semejanza del animal vivo, por lo tanto con un elevado conocimiento de anatomía. El esqueleto puede ser de escayola, de fibra de vidrio o poliuretano y cuando se haya colocado la piel habrá que coserla con un hilo resistente y finalmente se deberán colocar los elementos que dan el aspecto de vida al animal, como los ojos y la boca (si se requiere) y hacer algunos retoques o modificaciones de color de la piel si se aprecia algún cambio significativo.

La taxidermia está prohibida en los seres humanos, pero algunas técnicas similares que se han utilizado son el embalsamamiento, que ya practicaban los egipcios, y la plastinación, aunque en ambos casos lo que se pretende es conservar el cuerpo entero.

Categorías: Cultura funeraria


Artículo anterior Artí­culo siguiente