mivoluntad

Para su tranquilidad y la de su familia

Contrate en vida su servicio funerario

Visitar web

Precios al alcance de todas las familias

Pídanos presupuesto de los servicios funerarios sin compromiso.

Pedir presupuesto

Artículo.

Tragedia de Biescas

15-12-2016

tragedia de biescas
Barranc de Arás, a la izquierda se ve el edificio del camping Las Nieves.

Son las 7 de la tarde en el Camping Las Nieves, cercano a la localidad de Biescas (Pirineo de Huesca). Ha estado lloviendo, en principio, de forma no alarmante, aquí las lluvias son habituales las tardes de verano. Es el 7 de agosto y los campistas han elegido este lugar de vacaciones seducidos por el paisaje idílico que sueña cualquier amante de la montaña.

Se trata de un camping de primera categoría, con buenas instalaciones, cuidados jardines cubiertos de flores y además con el atractivo del sonido relajante del agua que fluye cercana. Ninguno de los ocupantes sospecha algún tipo de irregularidad en la concesión de permisos para instalar el complejo, aparentemente todo está en regla.

La realidad es otra, como veremos más adelante. Una serie de factores se alían para provocar la tragedia. La naturaleza ha actuado con crueldad, pero la corrupción y la desidia de algunos humanos han resultado colaboradores imprescindibles.
Una tarde lluviosa más, pero las precipitaciones de los días anteriores han saturado el terreno, que no puede absorber más agua. No será la lluvia la que devaste el camping, sino la tremenda masa de agua que caerá sobre él después de rebosar varias estructuras de contención donde se habían acumulado sedimentos, algunos en forma de ramas y rocas, que actuarán como proyectiles sobre las víctimas. Se dice que de los 87 muertos no fueron por ahogamiento, sino por traumatismos producidos por el agua y todos los elementos que llevaba consigo. Lo mismo se puede decir de los casi 200 heridos.

Los supervivientes relatan el suceso como algo repentino y brutal, que les deja poco margen para tomar decisiones. Alguno se salva porque la fortuna llega a sus manos en forma de un tronco flotante donde agarrarse o por encontrarse atrapado en un hueco entre un árbol y ramas caídas.

Los primeros en prestar socorro son los propios vecinos de Biescas, rescatando víctimas y ofreciendo alojamiento. Los servicios de emergencia tienen dificultades para llegar de inmediato, las carreteras están cortadas.

Volvamos a las causas: el camping Las Nieves se ha edificado en el cono de deyección de el barranco de Arás, protegido por unas estructuras de contención construidas en 1957. Se ha concedido la licencia para instalar el camping después de que una mano negra hiciera desaparecer informes técnicos que lo desaconsejan totalmente. Emilio Pérez Bujarrabal, ingeniero forestal, ya advierte en el documento:

Si hay una riada, arrasará el camping

También firma el documento otro técnico de apellido Ayala.

¿Quién es la mano negra? El principal sospechoso parece ser Don Justo de Pedro Gimbau, que posteriormente será nombrado director de protección civil.

¿Cómo se premió la valentía y honestidad de Bujarrabal y Ayala? El primero se ve obligado a aceptar la prejubilación para dejar de sufrir el acoso laboral al que es sometido. No quiere hablar más del tema. El segundo es destituido de su cargo y no puede hablar de lo sucedido, porque ha muerto.

A finales de 2005 la sala de lo contencioso-administrativo de la Audiencia Nacional señala al Estado (Confederación Hidrográfica del Ebro) y a la Diputación General de Aragón como responsables de la tragedia, condenados a indemnizar con 11 millones de euros a las víctimas del Camping "Las Nieves".

Que cada uno haga sus reflexiones al respecto.

 

Categorías: Historia


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información en cualquier momento en el siguiente acceso: "Política de cookies"