mivoluntad

Para su tranquilidad y la de su familia

Contrate en vida su servicio funerario

Visitar web

Precios al alcance de todas las familias

Pídanos presupuesto de los servicios funerarios sin compromiso.

Pedir presupuesto

Artículo.

Trance

11-08-2013

El trance es un estado psicológico de disociación en el que visiblemente una persona se desconecta de la realidad y ve alteradas sus sensaciones o percepciones. En esta situación, el individuo puede ver y sentir personas u objetos que el resto de presentes no ven, puede parecer ensimismado, insensible o no sentirse cansado a pesar del tiempo que puede transcurrir mientras está en trance.

Al estado de trance puede llegarse a través de danzas, drogas, alcohol, hiperventilación o incluso con la meditación o la oración (estos últimos más enfocados a conseguir una experiencia mística, y no tanto de otro tipo).

El trance posee significados e interpretaciones distintas según la cultura. En la mayoría de casos, tiene que ver con la espiritualidad y la curación. Frecuentemente el trance tiene que ver con una enfermedad relacionada con el espíritu de un individuo: si, por un lado, un espíritu extraño ha ocupado el cuerpo del individuo, dicho fenómeno se conoce como posesión; si, por otro lado, es el propio espíritu el que ha abandonado dicho cuerpo, se trata de trance. De todos modos, la relación de ambas situaciones (posesión y trance) es el rasgo principal del chamanismo. Cuando el espíritu sale de un cuerpo con el objetivo de adentrarse en el mundo superior o inferior y reclamar el alma enferma para celebrar un ritual, se trata de un acto chamánico.

Por otro lado, el fenómeno de la posesión no precede al trance. En muchas ocasiones, los individuos que manifiestan esta situación dicen estar poseídos para poder realizar necesidades y deseos no aceptados habitualmente en su sociedad en una situación normal. Habitualmente están controlados por otros individuos para, de este modo, obtener un beneficio espiritual.

El culto Zar, en el norte de Sudán, es uno de los ejemplos de posesión más documentados. Las mujeres de esta sociedad se sirven de este tipo de fenómeno para introducir nuevas situaciones a su compleja y regulada vida, en la que tienen que permanecer siempre bajo el dominio masculino (padre, hermanos o marido) y cumplir estrictamente con unas prácticas vejatorias por el hecho de ser mujer a lo largo de su vida (ablación del clítoris al cumplir los diez años, preparación para el matrimonio al final de la adolescencia con agresivos tratamientos de belleza, abandono del marido poco después del matrimonio durante gran parte del tiempo por motivos de trabajo –él en la ciudad, ella en el pueblo-). Pero donde no pueden intervenir los dominadores de estas mujeres es en los espíritus de la fertilidad que las poseen. Estos espíritus se calman realizando ceremonias en las que la mujer llega expresar sus deseos (sexuales, materiales, etc). Con este ritual, las mujeres no hacen más que expresar, de forma socialmente tolerada –mediante la posesión- cómo les gustaría ser en realidad.

Categorías: Religión


Artículo anterior Artí­culo siguiente

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información en cualquier momento en el siguiente acceso: "Política de cookies"