17-11-2022
Entra en funcionamiento el nuevo tanatorio de Sant Joan de les Abadesses

El equipamiento funerario que hoy abre sus puertas, construido y gestionado por Áltima, se sitúa junto al Cementerio Municipal y acoge una gran sala de velatorio y un oratorio multiconfesional 

El nuevo edificio, que sustituye al que hasta ahora prestaba servicio desde la calle Manigosta, dará cobertura a la población de Sant Joan de les Abadesses y de otros municipios cercanos 

Sant Joan de les Abadesses (Girona), 17 de diciembre de 2022. - Este mediodía ha abierto puertas el nuevo tanatorio de Sant Joan de les Abadesses con un acto inaugural que ha contado con la presenciadel alcalde del municipio, Ramon Roqué; el consejero delegado de Áltima, Jordi Viñas; y el gerente de la empresa funeraria en l Ripollès, Juan Catalán. El nuevo equipamiento funerario es fruto de la colaboración público-privada entre el Ayuntamiento de Sant Joan de les Abadesses y Àltima y prestará servicio a este municipio y otros próximos, como Vallfogona de Ripollès, Sant Pau de Segúries y Ogassa desde la calle Sector del Cementiri, S/N, a la confluencia de la esquina del Paseo Jaume I con  la calle Joan Bofarull i Cufí, en el barrio de La Coromina del Bac. 

En el marco del acto, abierto al público, el alcalde del municipio, Ramón Roqué, ha puesto de relieve que "este tanatorio es un equipamiento necesario y a medida de nuestra población, que mejora las instalaciones que hasta ahora teníamos, y que facilitará que las familias puedan llevar a cabo todo el proceso funerario desde un espacio confortable y con todos los servicios, con una ubicación estratégica al lado del cementerio". Por su parte, el gerente de Áltima en el Ripollès, Juan Catalán, ha manifestado que "con este nuevo centro nos adaptamos a las necesidades de la población, con la voluntad de hacer más confortable la estancia de las personas usuarias que sufren una defunción, a través de un servicio íntimo, cercano y totalmente personalizado".  Asimismo, previamente al inicio del acto inaugural y con motivo de la puesta en marcha del tanatorio, el cura de Sant Joan de les Abadesses, Félicien Mbonigaba, ha hecho la bendición del centro. 

Este es el segundo equipamiento de Áltima en la comarca del Ripollès, donde la empresa ya gestiona el Tanatorio-Crematorio de Ripoll. La compañía funeraria cuenta también con centros en las comarcas del Alt Empordà, Baix Empordà y Gironès.  

Un equipamiento accesible, funcional y sostenible  

El nuevo tanatorio, que tiene una superficie construida de 256 m2 en planta rectangular, sobre un solar de 660 m2, consta de varios espacios modernos y totalmente equipados. Por un lado, una amplia sala de velatorio de 55 m2 con dos zonas bien diferenciadas: una para la estancia de los familiares y otra con el túmulo del difunto. Además, cuenta con un porche exterior, y servicios privados como baño, guardarropa y zona de refrigerio. Por otro lado, dispone de un oratorio multiconfesional con una capacidad para 70 personas sentadas, donde se podrán celebrar actos de despedida tanto de tipo religioso como laico.  

La construcción del equipamiento está planteada en planta baja, priorizando en todo momento la accesibilidad de los usuarios y la luz natural, a través de un espacio abierto y diáfano, que otorga calidez y amplitud a las diferentes estancias. En el exterior cuenta con un aparcamiento para las personas usuarias, con un punto de recarga para vehículos eléctricos, así como zonas ajardinadas. 

El nuevo tanatorio de Sant Joan de les Abadesses responde a la voluntad de Áltima de acompañamiento a las familias, desde el momento del fallecimiento del difunción, pudiendo gestionar la recogida allí donde se produzca, pasando por el velatorio o la ceremonia de despedida, y hasta el destino final, tanto si la opción escogida es la incineración o un entierro tradicional en el cementerio. En este sentido, la funeraria garantiza un servicio integral totalmente personalizado y adaptado a los usuarios, las 24 horas de los 365 días del año, dispongan o no de póliza de defunción. 

Para el planteamiento del nuevo centro, Áltima ha tenido en cuenta criterios de sostenibilidat, con el fin de minimizar el impacto de la huella de carbono. En este sentido, durante el proceso de edificación, se ha priorizado el ahorro energético y el respeto por el medio ambiente. Así, se ha trabajado con estructuras prefabricadas de hormigón pulido, que permiten una ejecución más ágil y, por tanto, una menor emisión de CO2. También se han incorporado en el centro falsos techos fonoabsorbentes e iluminación interior y exterior de bajo consumo (LED), con programación de encendido en función de la luz natural en cada momento del día. En este sentido, el equipamiento funcionará con un sistema centralizado de gestión de instalaciones. En relación a los espacios verdes, se ha tenido en cuenta la plantación de especies autóctonas y con necesidades bajas de riego, para garantizar al máximo el ahorro de agua.  Asimismo, el tanatorio se ha diseñado integrado totalmente en el paisaje, con el entorno más inmediato de la ribera del río. Además, se ha trabajado con proveedores de proximidad, con la finalidad de promover la economía local y asegurar el menor impacto ambiental en el entorno. 

La proyección de la obra, que ha durado cinco meses, ha corrido a cargo de Plasencia Arquitectura, con el apoyo técnico del estudio local ETC, de Joan Carles Grifell y Rosa Maria Plana.