mivoluntad

Para su tranquilidad y la de su familia

Contrate en vida su servicio funerario

Visitar web

Precios al alcance de todas las familias

Pídanos presupuesto de los servicios funerarios sin compromiso.

Pedir presupuesto

Artículo.

Magnicidio

10-03-2015

Malcolm X y Martin Luther King

Un magnicidio es el asesinato de una persona importante, habitualmente de un político o de una persona con poder. El asesino es conocido como magnicida. La palabra magnicidio viene del latín “magnus” (grande) y “cidio” (matar).

El objetivo del magnicida suele ser el de causar una crisis que le permita desarrollar su plan, es decir, cambiar el curso de la historia, y para hacerlo ve necesario eliminar a un político o persona importante, considerado un obstáculo en su camino. Se trata pues, de un asesinato por razones ideológicas y premeditado. Es considerado un delito cuando acaba con la muerte de esa persona.

Desde que existen estructuras jerárquicas el ser humano se ha visto tentado por el poder, por esto a lo largo de la historia se han producido diversos magnicidios. Ya en el antiguo Egipto (3.000 a.C.) el faraón Ramsés III fue degollado por un grupo de personas encabezado por su esposa con el fin que su propio hijo ocupase el trono.

Existen muchos tipos de magnicidios, los que escogen a un presidente, rey o jefe de gobierno como víctima (Gandhi, Gaddafi, archiduque Francisco Fernando de Austria, Julio César, Lincoln, Carrero Blanco..); los que eligen a parlamentarios o diputados (Kennedy, Giacomo Matteotti…); los que eligen a líderes de movimientos de masas sociales o religiosos (Martin Luther King, Malcolm X…) o bien los que eligen a artistas o intelectuales convertidos en iconos (John Lennon, Pier Paolo Pasolini…)

De los magnicidios más famosos incluso se han hecho películas, es el caso de “Operación Ogro”, donde se reproduce la preparación y el asesinato del Almirante Carrero Blanco o de “JFK”, sobre el asesinato de John Fitzgerald Kennedy.

Categorías: Cultura funeraria, Curiosidades, Historia


Artículo anterior Artí­culo siguiente